Patricio Sanz 1513-4, Col. Del Valle

¿Qué es el almacenamiento en la nube?

El almacenamiento en la nube es un modelo de informática en la nube que almacena datos en Internet a través de un proveedor de informática en la nube que administra y opera el almacenamiento en la nube como un servicio. Se ofrece bajo demanda con capacidad y costo oportunos, y elimina la necesidad de tener que comprar y administrar su propia infraestructura de almacenamiento de datos. Esto le otorga agilidad, escala global y durabilidad con acceso a los datos en cualquier momento y lugar.

¿Cómo funciona el almacenamiento en la nube?

El almacenamiento en la nube se compra a un proveedor de la nube externo que posee y opera capacidad de almacenamiento de datos y la distribuye a través de Internet con un modelo de pago por uso. Estos proveedores de almacenamiento en la nube administran la capacidad, la seguridad y la durabilidad para lograr que sus aplicaciones de todo el mundo tengan acceso a los datos.

Las aplicaciones obtienen acceso al almacenamiento en la nube mediante protocolos de almacenamiento tradicionales o directamente mediante una API. Muchos proveedores ofrecen servicios complementarios diseñados para ayudar a recopilar, administrar, proteger y analizar datos a gran escala.

Beneficios del almacenamiento en la nube

El almacenamiento de datos en la nube permite a los departamentos de TI transformar tres aspectos:

  1. Costo total de la propiedad. Con el almacenamiento en la nube, no es necesario comprar hardware, almacenar para aprovisionar o invertir capital en situaciones que pueden darse “algún día”. Puede agregar o eliminar capacidad bajo demanda, modificar las características de desempeño y retención con rapidez y pagar solamente por el almacenamiento que utilice. Incluso puede trasladar los datos a los que se accede con menos frecuencia a capas de menor costo de acuerdo con las reglas auditables, para aprovechar la economía de escala.
  2. Tiempo de implementación. Cuando los equipos de desarrollo están listos para la ejecución, la infraestructura no debería detenerlos. El almacenamiento en la nube permite al departamento de TI proporcionar con rapidez la cantidad de almacenamiento necesaria en el momento necesario. Eso permite al departamento de TI concentrarse en resolver problemas de aplicación complejos en lugar de tener que administrar sistemas de almacenamiento.
  3. Gestión de la información. Centralizar el almacenamiento en la nube aporta un gran beneficio para nuevos casos de uso. Al utilizar políticas de administración del ciclo de vida del almacenamiento en la nube, puede realizar potentes tareas de administración de la información, incluida la separación por niveles automatizada o el bloqueo de datos para cumplir con los requisitos de conformidad.

Requisitos del almacenamiento en la nube

Garantizar que los datos críticos de su empresa se mantienen seguros, a salvo y disponibles es algo fundamental. A la hora de considerar el almacenamiento de datos en la nube, existen varios requisitos fundamentales.

Durabilidad. Los datos deberían almacenarse de forma redundante, a poder ser en varias instalaciones y en varios dispositivos de cada instalación. Los desastres naturales, los errores humanos o los fallos mecánicos no deberían provocar una pérdida de los datos.
Durabilidad. Los datos deberían almacenarse de forma redundante, a poder ser en varias instalaciones y en varios dispositivos de cada instalación. Los desastres naturales, los errores humanos o los fallos mecánicos no deberían provocar una pérdida de los datos.

Seguridad. Lo ideal es cifrar todos los datos, tanto si están en reposo como en tránsito. Los permisos y los controles de acceso deberían funcionar del mismo modo en la nube que en el almacenamiento on-premise.

Tipos de almacenamiento en la nube

Existen tres tipos de almacenamiento de datos en la nube: almacenamiento de objetos, de archivos y en bloque. Cada uno ofrece sus propios beneficios y casos de uso:

  1. Almacenamiento de objetos: con frecuencia, las aplicaciones desarrolladas en la nube aprovechan la gran escalabilidad y las características de metadatos del almacenamiento de objetos.
  2. Almacenamiento de archivos: algunas aplicaciones necesitan obtener acceso a archivos compartidos y requieren un sistema de archivos. A menudo, este tipo de almacenamiento cuenta con un servidor de almacenamiento conectado a la red (NAS).
  3. Almacenamiento en bloque: otras aplicaciones empresariales, como bases de datos o sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP), a menudo requieren almacenamiento dedicado y de baja latencia para cada host. Esto es similar al almacenamiento conectado directamente (DAS) o una red de área de almacenamiento (SAN).